Páginas vistas en total

sábado, 5 de febrero de 2011

Responsabilidad en internet

Responsabilidad en internet


Esta palabra ya de por sí, nos pone serios ¿verdad? ¡uy! Y ¿De que va ahora?, tranqui, respira, tan solo es una reflexión.

Estás leyendo esto en internet y es de este medio del que quiero escribir.
Hay tanta y tanta información que nos aturde y que la mayoría de las veces, solemos pasarla a otro sin deternernos a reflexionar si eso que vamos a reenviar es cierto y está comprobado.

Recuerdo que hace unos años, cuando lo único que habia era la radio, se radiaban los seriales o radionovelas, lo que actualmente se está viendo en televisión.

En aquella época, me sorprendía escuchar conversaciones sobre los locutores de las radionovelas, entre las amas de casa seguidoras acérrimas y leales de sus novelas. En las charlas vecinales, se llegaba a discutir el futuro de los personajes, como si éstos fuesen de verdad y de ahí se pasó a creer firmemente lo que decía “la radio”.

Después la televisión tomó el testigo, ante cualquier invento raro, o artilugio o descubrimiento dudoso, se apresuraban a alegar en tono seguro y firme “lo han dado en la tele”. ¡Ya está, sentencia de juez!

Y ahora…, ahora pasa lo mismo, pero esta vez es en internet. Y además con anonimato y alevosía.

Los que llevamos años en esto, sabemos sobradamente que la niña que necesitaba un riñón era tan bulo como la carta que si reenvias tendrás una agradable sorpresa (la de que no pasa nada en absoluto).

Esas al menos, las cadenas, digo, son únicamente un medio de conseguir correos para posteriormente acribillarnos a spam. Pero siguen siendo inofensivas.

A los envios que me quiero referir son a esos en los que se asegura (sin ningún tipo de comprobación científica, ni organización seria que lo avale) que determinada frutas, plantas, pastillas o tubérculos del Tibet, o de donde sea, curan gravísimas enfermedades, léase las que más pavor despiertan.

Esos envios, casi siempre en presentación de power point, son en si mismos el envio más perjudicial, sobretodo para las álmas angustiadas por estar cursando estas enfermedades o sus familias ansiosos por ayudarles.

¿Qué no estarían dispuestos a creer para poder hallar mejoría o sanación a sus males?

Pero… el que los envía sin pararse a analizar o comprobar su veracidad, está desatendiendo su responsabilidad, está amparándose en que otro se lo envió y “seguro que viniendo de fulanito, es cierto” Igualito que a fulanito se lo reenvio un contacto encantador de facebook. Vale, ellos lo han recibido…pero la decisión de reenviarla de nuevo es únicamente tuya.

La mayoría de los usuarios, piensan que posiblemente es verdad y por si acaso ¡clic! Ya lo mandaron… así sin más.

Y así sin más, se difama una medicina que ha salvado millones de vida con los antibióticos, la insulina, las vacunas varias, etc. No creo que sea necesario enumerar las ingentes medicinas elaboradas durante años por personas que se quemaron las pestañas (literalmente) en las largas noches de laboratorio.

Para pretender que los espárragos (recibí este mensaje hace unos meses) curaban el cáncer. O la guayaba…
Al que me lo envió, desde aquí, le invito a que cuando le duela una muela cariada ¡que se coma una papaya! (seguro que correrá a tomarse un nolotil).

La responsabilidad es la consecuencia de la madurez, de la conciencia y coherencia.

Seamos responsables, utilicemos este medio tan versátil para difundir la verdad. No permitamos que el anonimato de una pantalla, anule nuestra facultad de discernir y por lo menos antes de cliquear el reenvio de uno de esos “maravillosos” remedios, tomémonos la molestia de hacer una buena búsqueda en el famoso google. Al menos habremos hecho el intento de comprobarlo y si al final, no estais seguros, ante la duda, el ya famoso “abstente”.


Maria Dolors

No hay comentarios: